Presentación

El desarrollo tecnológico ha abierto nuevas perspectivas para el uso de las radiaciones en medicina, mejorando la seguridad y eficacia de los procedimientos. Pero el manejo incorrecto o inadecuado de estas tecnologías puede generar riesgos para la salud. El control de estos riesgos debe brindar un adecuado nivel de protección para los pacientes y trabajadores sanitarios sin limitar los beneficios.

Ocho organismos intergubernamentales han contribuido las nuevas normas básicas internacionales de seguridad radiológica ( BSS, International Basic Safety Standards Archivo pdf.  Se abrirĂ¡ en una ventana nueva. ), que son el resultado de un esfuerzo internacional sin precedentes para armonizar los requerimientos de protección radiológica de pacientes, trabajadores y público.

La Unión Europea ha aprobado recientemente la Directiva 2013/59/Euratom Archivo pdf.  Se abrirĂ¡ en una ventana nueva. por la que se establecen normas de seguridad básicas para la protección contra los peligros derivados de la exposición a radiaciones ionizantes (RI). Los requerimientos de seguridad en los usos médicos de las RI constituyen una parte muy significativa de las nuevas normas BSS. Su implementación podría mejorarse sustancialmente promoviendo una efectiva coordinación y cooperación entre autoridades sanitarias y organismos reguladores en radioprotección. Todas las partes interesadas deben ser integradas en ese diálogo, como son los profesionales de la salud, pacientes/consumidores, fabricantes de equipos o las sociedades científicas, entre otros.

En diciembre de 2012 tuvo lugar en Bonn, Alemania, una conferencia internacional sobre protección radiológica en medicina organizada por el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), con el patrocinio de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Esta conferencia culminó con una llamada a la acción, conocida hoy como "Convocatoria de Bonn" Archivo pdf.  Se abrirĂ¡ en una ventana nueva. , en la cual se identifican 10 acciones prioritarias para mejorar la protección radiológica en medicina:

  1. Mejorar la justificación de los procedimientos radiológicos.
  2. Mejorar la optimización de la protección en los usos médicos de radiaciones ionizantes.
  3. Reforzar la contribución de los fabricantes a la seguridad radiológica.
  4. Reforzar la educación y entrenamiento de los profesionales de la salud.
  5. Promover una agenda estratégica de investigación en radioprotección en medicina.
  6. Mejorar la recolección de datos sobre exposiciones a radiación de pacientes y trabajadores de la salud.
  7. Mejorar la prevención primaria de incidentes y eventos adversos.
  8. Reforzar la cultura de la radioprotección en el sector salud.
  9. Fomentar el diálogo riesgo-beneficio en los usos médicos de las radiaciones ionizantes.
  10. Reforzar la implementación de los requerimientos de seguridad (BSS) a nivel mundial.